El agricultor que sembró Lamborghini

Su padre era agricultor de uvas y él creció rodeado de plantaciones y maquinaria agrícola en una finca de Renazzo di Cento, en Italia. Hablamos de Feruccio Lamborghini, un italiano proveniente de una familia humilde dedicada al agro que tenía un gusto especial por los autos y creó su propia marca, una de las más codiciadas y lujosas del mundo en la actualidad.

Desde pequeño, Ferruccio Lamborghini trabajó con su padre e incluso aprendió de él sobre autos y el funcionamiento de la maquinaria, pues ayudaba a reparar el tractor de su padre. Por su gusto por el ámbito automotriz se inscribió en el Instituto Técnico Fratelli Taddia, donde estudió y en 1940 la Fuerza Aérea lo eligió como supervisor de una unidad de mantenimiento. Posteriormente, su primera esposa, Clelia Monti falleció tras dar a luz a su primer hijo, Antonio.

Después de la segunda Guerra Mundial abrió un garaje de automóviles, donde ya se veía su gusto por los vehículos y su interés en convertirse en piloto de carreras, idea que se esfumó después de su primera experiencia en las pistas, donde sufrió un accidente.

Con el éxito en su garaje pudo comprarse 7 autos, uno para cada día de la semana. Siguió aprendiendo sobre ellos hasta convertirse en un experto y hacer críticas a diversos modelos de carros. Sin embargo, cuando llegó el momento de criticar uno de los Ferrari, su dueño Enzo Ferrari no lo escuchó, lo cual lo motivó a crearse su propia marca.

Así nació la empresa, en la zona industrial de Sant´Agata. Conoció al dueño de un viñedo en Sevilla que lo inspiró a elegir un toro como logo de la marca

Su primer modelo fue el Gran Turismo V12, pero no tuvo mucho éxito y rápidamente se percató de que necesitaba ponerle nombres pegajosos a sus vehículos, por lo que le siguieron el Miura, Islero, Jarama, Urraco y Countach.

Lamborghini volvió a sus orígenes y también fabricó maquinaria para agricultura, pero la caída en las ventas obligó al italiano a venderlo todo y regresar a su finca, donde creó su marca de vinos llamada “The blood of the Miura”.

Tras la muerte de su primera esposa se volvió a casar dos veces más y tuvo otra hija llamada Patrizia, que quedó a cargo del viñedo de su padre tras su muerte y que hoy produce más de 800.000 botellas de vino al año.

En cuanto a la empresa de autos, esta fue vendida primero a Georges-Henri Rossetti y Rene Leimer, pero quedó prácticamente en quiebra y fue adquirida por Chrysler.

Ferruccio Lamborghini falleció por problemas cardiacos a los 76 años. Aún cuando fue criado en un hogar humilde cumplió su sueño y creó una de las marcas de vehículos más codiciados del mundo.

 

lamborghini 2