medalla
Felicitamos a
PAULIE OLGUIN
Mejor Nutricionista 2017

Beneficios de tomar una ducha en la noche

Tomar una ducha antes de ir a dormir es muy beneficioso tanto para la salud como para el buen sueño.

Existen dos tipos de personas: los que toman una ducha en la noche y los que toman una ducha en la mañana. Ambas modalidades son válidas y dependerá de cada persona, algunos prefieren ducharse en la noche y poder dormir más durante la mañana, otros se duchan en la mañana para comenzar el día más despiertos y también están los que se bañan dos veces en el día ¿Por qué no?

Aunque una buena ducha cae bien en cualquier momento del día, existen estudios científicos que afirman que puede ser mucho más beneficioso para el cuerpo y la salud hacerlo en la noche y aquí te contaremos porqué:

  • Promueve la relajación. Al ducharte en la noche vas más tranquilo a la cama, considerando que el agua caliente y el vapor liberan las tensiones y cualquier tipo de estrés adquirido durante el día.
  • Vas limpio a la cama. Bañarte antes de irte a dormir te asegura pasar una noche libre de gérmenes y de la suciedad adquirida a lo largo del día, además de la acumulación de bacterias que propicia más su cultivo durante la noche. Piénsalo ¿quieres irte a dormir con todo el sudor del día?
  • Evita la apariencia de acné. Justo como decíamos en el punto anterior, ir a dormirte sin bañarte provoca la acumulación de polvo y sudor que junto a toda la grasa producida por el cuerpo durante el día podría generar acné. Lavarse el rostro durante la noche asegura la protección contra irritaciones y brotes además de que favorece el proceso de respiración de la piel.
  • Recupera hidratación del cuerpo. El cuerpo tiende a recuperarse por la noche en el momento que descansamos, por lo que un baño antes de irte a dormir favorecerá aún más la hidratación del cabello y la piel que un baño a cualquier otra hora del día. Esto gracias a la producción de aceites naturales del cuerpo.
  • Combate las alergias estacionales. Si tienes a padecer de alergias en ciertas estaciones del año, ducharte en la noche es ideal para ti puesto que evitas la adquisición de polvo, polen o lo que sea que te genere alergia. Además, cuando estos factores externos quedan impregnados en tu ropa o cuerpo no solo promueve más el padecimiento de la alergia sino que puede generar molestias y picazón durante la noche, lo que no promete un sueño reparador.
  • Tendrás más tiempo en la mañana. Bañarse justo antes de ir a la cama es una estrategia ideal para no tener que hacerlo durante la mañana, lo que te permite dormir durante más tiempo y hacer tu rutina mucho más rápido en la mañana estando más descansado ¿Qué mejor forma de empezar el día?