Destruyendo mitos

Nuestro peso está sujeto a gran variedad de factores: la edad, los hábitos alimenticios, el ejercicio físico, el género, etc. Por eso, es difícil dar una fórmula única para la pérdida de peso. Eso sí, varios dietistas coinciden en que aunque comer más veces al día puede ayudar a controlar el apetito, es mucho más importante controlar lo que ingerimos en cada comida para lograr este objetivo, distribuyendo adecuadamente los alimentos según el número de veces que comemos.

Aunque algunos dicen que comer cinco veces al día en cantidades pequeñas puede ayudar a bajar el peso, esta afirmación no es del todo cierta, porque se debe acompañar la dieta con ejercicio. Además, no importa si comemos dos, tres, cinco o más veces al día, si lo que comemos no está equilibrado y adaptado según nuestras propias necesidades, no lograremos bajar de peso.

Otro mito consiste en servirse la comida en un plato pequeño para hacer que el cerebro crea que es una abundante cantidad de comida y que nos llenemos con menos comida. Sin embargo, estudios más recientes confirman que no tiene relación el tamaño del plato con la intención de bajar de peso.

La hora de ingerir carbohidratos es otro mito. Este indica que ingerir carbohidratos por la noche o en la cena hace que estos se acumulen y nos hagan engordar, ya que nos proporcionan energía que no gastamos porque ya estamos próximos a dormir. Esto se desmiente porque tenemos el metabolismo basal, que funciona siempre, incluso cuando estamos en total reposo. Con esto, nuestro cuerpo consume primero los carbohidratos, que son fuente de energía inmediata, a corto plazo.

Además, estos incluso pueden acumularse en el hígado para ser utilizados como reserva de energía. Aunque el exceso de calorías nos haría engordar, es más importante, como ya hemos dicho, la composición de la comida que la hora a la que la ingerimos.

No podemos engañarnos tampoco creyendo que los productos light nos ayudan a adelgazar. Muchos estudios  demuestran que los productos bajos en calorías pueden ayudar a aumentar el peso, no a bajarlo. Esto porque nos obliga a obtener azúcar y calorías de otras fuentes, tomando en cuenta que necesitamos las calorías como fuente de energía inmediata.

Así que si has puesto en práctica alguno de los consejos anteriores buscando esa figura esbelta que ves en comerciales, ya sabes que es mejor tener una dieta equilibrada. Descubre los planes que Gimnasio Pacific tiene para ti.

 

 

Mitos de alimentación