Remedios inusuales que realmente funcionan

Creer que los medicamentos son la clave para lograr bienestar o sanar algún dolor es muy común. Sin embargo, muchas veces hay cosas que no necesitan un tratamiento fármaco, sino que simplemente esfuerzo y continuidad.

31 de marzo de 2017

Algunos remedios son intuitivos, mientras que otros son tan raros que resulta difícil creer que funcionen. Así es, las personas suelen desconfiar en lo natural, por esta razón es que en Poder&Placer te contamos de remedios poco comunes que han demostrado ser verdaderamente efectivos a la hora de aliviar algún síntoma o sentir bienestar.

Beber agua helada a sorbos evita peleas:

La sensación física de frío se asocia con la “distancia social”, o la capacidad de percibirnos como fuera del entorno. En dos experimentos, individuos que tomaron bebidas heladas para apaciguar los ánimos se mostraron dispuestos a considerar opiniones ajenas. Según los psicólogos, el frío permite alejarse de la persona con la que se está discutiendo, evitando proyectar prejuicios y creencias. Los licuados, smoothies y cafés helados también funcionan.

Cantar previene el resfrío:

Aumenta los niveles de inmunoglobulina a secretora, un anticuerpo que nos defiende contra infecciones bacterianas y virales. Los estudios indican que los miembros de coros presentan niveles más bajos de cortisol (una hormona del estrés) y suelen tener mejor estado anímico, lo que parece fortalecer el sistema inmunitario. Daniel Levitin, profesor de Psicología, neurociencia y música de la Universidad McGill, Montreal Canadá, asegura que “No se sabe por qué, pero coordinar nuestras acciones con las de otros resulta especialmente saludable”.

Reír con amigos aumenta la tolerancia al dolor

Las carcajadas y la risa genuina producen endorfinas, por lo que aumenta el ánimo y el umbral del dolor. Investigadores de la Universidad de Oxford instalaron fundas heladas alrededor de los brazos de voluntarios, antes y después de hacerlos ver series graciosas, monólogos cómicos o documentales serios. La risa ayudó a soportar el dolor por más tiempo, sin embargo, reír acompañado tuvo un mayor efecto analgésico que hacerlo a solas.

Ver repeticiones en la TV devuelve la energía mental

Científicos de la Universidad de Buffalo, aseguran que ver repeticiones reanima. Voluntarios que vieron su programa favorito se llenaron de energía. ¿La razón? Ver capítulos repetidos requiere poco esfuerzo mental, ya que ya conoces la trama y permite convivir indirectamente con personajes agradables, sin el desgaste que implica interactuar con personas reales.

Usar medias en la cama favorece el orgasmo

11

En un estudio holandés 13 personas se acostaron dentro de un tomógrafo mientras sus parejas los excitaban. Esto permitió a los investigadores comparar la actividad cerebral por fases hasta el clímax. Llegar al orgasmo resultó imposible para casi la mitad de las mujeres, solo por tener los pies fríos. Estar en un entorno agradable, lo que incluye la temperatura, es clave para infundir seguridad a la mujer. Los científicos repartieron medias para elevar la temperatura de los sujetos y hacerlos sentir más cómodos. Finalmente el 80 % llegó al orgasmo.

Masticar chicle agudiza los sentidos

12

En un estudio británico, dos grupos de personas escucharon listas de números al azar con la instrucción de recordar ciertas secuencias. Las que mascaron chicle tuvieron mejores resultados en cuanto a exactitud y tiempo de reacción, sobre todo hacia el final. Otros estudios indican que masticar chicle podría potenciar algunas funciones mentales como la memoria, estado de alerta y atención, además de mejorar el desempeño en pruebas de inteligencia y de matemáticas.