Aterradora volatilidad asedia a las divisas digitales

27 de Junio

La “fiebre” por las divisas digitales está creando atascamiento en plataformas digitales

Bitcoin acumula un descenso del 20% desde que costase 3.000 dólares por unidad hace un poco más de dos semanas luego de caer en la jornada de ayer hasta 2.326,53 dólares, lo que lleva a suponer una corrección del 15% en las operaciones diarias. Hoy la mayor divisa digital del mundo es cotizada ligeramente por debajo de los 2.400 dólares.

Por otro lado, otras divisas como ether han sufrido episodios de volatilidad aún más elevados, ya que el mayor competidor de Bitcoin, sigue manteniendo cierto nivel bajo tras sufrir un ‘desplome repentino’ la semana recién pasada, lo que generó preocupación sobre la aceptación de las principales monedas digitales.

Dinero-virtual-criptomonedas-1046x864

El flash crash

Ether se desplomó el 21 de junio después de que la congestión en su red obstruyera las transacciones digitales, causando que algunos mercados de criptomonedas como Bitfinex y ShapeShift; esta situación creó una especie de flash crash o movimientos bruscos de cotización en el mercado, lo que llevó a ether a cambiarse por 10 centavos de dólar desde los 311 dólares a los que estaba cotizando frente a la desesperación de los agentes económicos.

Según CriptoNoticias, se extendió el rumor de que Vitalik Buterin (creador de ether), había fallecido en un accidente automovilístico, rumor podría ser el pretexto perfecto que justificó el flash crash de esta divisa digital.

Pese a las recientes caídas, las dos monedas digitales más grandes han incrementado su valor este año. Ether comenzó el año en alrededor de 8 dólares, por lo que incluso con esta caída su precio ha subido con mucha fuerza. Así mismo el Bitcoin ha avanzado alrededor de un 150% desde hace un año.

be

Estas divisas digitales están atrayendo la atención de inversores tradiciones y expertos en tecnología quienes no acostumbraban a participar en los mercados financieros,  situación que está provocando que las infraestructuras digitales sean muy ‘pequeñas’ para tanta afluencia de público, lo que desemboca en cuellos de botella y situaciones de pánico como la vivida la semana pasada con ether.