Realidad virtual ¿mucha o poca receptividad?

Entre el 2016 y 2017 la realidad virtual era una apuesta segura e incluso llegó a posicionarse y deslumbrar a algunos consumidores, encontrándonos con muestras de estos productos en centro comerciales, tiendas, eventos deportivos y de música, etc. Había realidad virtual por todas partes.

Sin embargo, considerando la alta demanda en el mundo de la tecnología y la gran receptividad de los consumidores con los nuevos lanzamientos de Smartphone, tablets y consolas de video juego ¿podríamos decir que es realmente tanta la receptividad con los artefactos de realidad virtual?

La respuesta es: no. Aunque muchas marcas han alcanzado su expectativa de venta y vemos muestras de realidad virtual en casi todos lados, no es realmente una propuesta que prometa perdurar en el tiempo y entrar en los intereses de cualquier consumidor.

Y lo que sucede es que esta propuesta no va realmente más allá de lo común y muchas personas no encuentran una diferencia significativa entre ver las gráficas desde el sillón hasta el tv a verla a través de los cascos de realidad virtual.

Los grandes fenómenos sociales como son los Smartphone ofrecieron un cambio significativo en la tecnología y mostraron a la sociedad consumidora nuevas propuestas y cosas que no habían visto ni imaginado antes, mientras que los cascos de realidad virtual nos muestran lo mismo que podemos ver en una fotografía pero de una forma diferente.

Si bien puede ser entretenido por un rato y seguramente la sociedad querrá probarlo al menos una vez o incluso más, no perdurará en el tiempo como muchas otras propuestas y avances tecnológicos.

Esto ha llevado que reduzca la expectativa en cuanto al posicionamiento de la realidad virtual en el mercado, podría crearse una propuesta mucho más innovadora en relación al tema o simplemente no escucharemos más de ella por unos cuantos años.