Las claves para mantener una buena alimentación en vacaciones

El verano y las vacaciones son un tiempo de máxima relajación para todos. El problema es que ese relajo puede influir en la buena alimentación de las personas y provocar molestas subidas de peso. En ese sentido, La Tercera presenta un par de datos para evitar problemas.

Una de las claves es incluir todos los grupos de alimentos: lácteos, carnes, vegetales, frutas, cereales y grasas. Los lácteos de preferencia deben ser descremados o semidescremados, con lactosa o sin lactosa según haya intolerancia a ésta.

Además, cabe destacar que el quesillo está incluido dentro del grupo de los lácteos. En cambio el queso amarillo y el queso de cabra pertenecen al grupo de las grasas.

Proteínas, vegetales y frutas, la base de una buena alimentación

No es desconocido que las verduras y las proteínas son clave para llevar una buena alimentación. En ese sentido, Las carnes, son fundamentales, de preferencia deben ser blancas, con un mayor consumo de pescado (2 a 3 veces por semana). Preferir cocciones al horno, parrilla y cacerola, evitando las frituras.

Por otro lado, los vegetales deben ser de todos los colores posibles ya que de esta manera nos aseguramos obtener un buen aporte de vitaminas, minerales y fibra dietética. Por un lado,  Los verdes se caracterizan por tener bajo aporte calórico, contener vitaminas A, C, B, E, K, ciertos minerales como magnesio, potasio y fibra.

Asimismo, el color es proporcionado por un pigmento llamado clorofila. Dentro de éstos encontramos: lechuga, apio, rúcula, habas, arvejas, espárragos, espinaca, kiwi y tunas.

Uno de los elementos principales de las frutas y verduras amarillas/anaranjadas es el caroteno, que contribuye a la formación de vitamina A de gran importancia para la salud visual y de la piel. Dentro de este grupo encontramos: zanahoria, zapallo, naranjas, mandarinas, mango, membrillo y papaya.

Los vegetales y frutas blancas destacan por su poder anticancerígeno y el refuerzo del sistema inmune. A este grupo pertenecen la cebolla, el ajo, la coliflor, los champiñones, la manzana, el plátano, las peras y chirimoyas.

Dentro de los morados se encuentran la berenjena, cebolla morada, coliflor morado, repollo morado, moras, arándanos, uvas negras, ciruela e higos. Estos alimentos se caracterizan por aportar antioxidantes, contribuyendo a la salud cardiovascular.

Tomates, pimentones, rabanitos, betarraga, frutilla, frambuesa, cerezas y guindas aportan los colores rojos que son fuente de vitaminas A, C y potasio. Todos estos nutrientes contribuyen a la disminución del riesgo cardiovascular.

Ya lo sabe, para llevar una buena alimentación y no subir de peso en vacaciones es necesario seguir estos consejos.