LOS BENFICIOS QUE NO CONOCES DEL SILENCIO

Como dijo alguna vez el filósofo chino Lao–Tse: “El silencio es una fuente de gran fuerza”.

Algunas personas no se sienten cómodas en un ambiente silencioso, ya que lo relacionan con la soledad profunda. Otros, sin embargo, anhelan pasar tiempo solo con sus pensamientos, buscando silencio con entusiasmo, como si estuvieran esperando un regalo.

El silencio es muy bueno para la salud física y el bienestar personal. Además de dar un descanso a nuestros oídos, se ha demostrado que el silencio ofrece importantes ventajas para la salud que aumentan el bienestar general. Desde un punto de vista fisiológico, el silencio ayuda a:

  • Disminuir la presión arterial, que puede ayudar a prevenir un ataque cardíaco.
  • Mejorar el sistema inmunológico.
  • Beneficiar al cerebro al desarrollar nuevas células.
  • Disminuir el estrés reduciendo los niveles de cortisol en sangre y adrenalina.
  • Promover una buena regulación hormonal y la interacción de los sistemas corporales relacionados con las hormonas.
  • Prevenir la formación de placa en las arterias (arteriosclerosis).

La ciencia reconoce los efectos nocivos de la contaminación acústica en la salud humana y la cognición. El silencio promueve beneficios psicológicos y emocionales.

Tomar un descanso de las tareas del hogar, el trabajo o el colegio, se logra de mejor manera con una elección consciente para estar cómodos en silencio. Sin las distracciones de los smartphones, los mensajes entrantes, las tareas inesperadas, o las demandas de los niños, compañeros de trabajo, familiares y amigos, es más fácil calmar la mente y restablecer el equilibrio.

El silencio puede ayudar en las siguientes áreas:

Creatividad: al permitir que los pensamientos vayan a deberían, puede surgir la inspiración. Las soluciones a problemas actuales o antiguos pueden surgir repentinamente, o un enfoque innovador o alternativo puede parecer más factible.

Conciencia de uno mismo y del medio ambiente: al estar en comodidad con el silencio, hay un cambio distintivo en la autoconciencia y la apreciación del entorno.

Reflexión: el silencio permite el tipo de reflexión que está más allá de la mera introspección. Promueve la capacidad de conectar hilos en un mundo aparentemente desconectado.

Insomnio: la energía se recarga cuando se logra dormir bien; al pasar el día y hacer distintos tipos de actividades, los niveles de energía van disminuyendo. Una forma de recargar energía es estando en silencio. De esta forma gastas menos energía, ya que estás relajado y existen menos distracciones. Esto facilita el sueño.

“Estábamos indagando en los efectos de los distintos tipos de música en los sistemas cardiovascular y respiratorio e introdujimos pausas de dos minutos entre los extractos de canciones. Entonces vimos que los indicadores de relajación humanos se disparaban durante estos episodios, mucho más que con cualquier música o que durante el silencio previo al arranque del experimento”, señala el médico e investigador Luciano Bernardi, en el atículo La importancia del silencio.