PAN DE MASA MADRE: ¿ES REALMENTE SALUDABLE?

El pan de masa madre ha ganado mucha popularidad en los últimos años, sobretodo, porque es considerado más rico y sano que un pan convencional. Algunos afirman que es más fácil de digerir y que no aumenta los niveles de azúcar en la sangre.

Este tipo de pan tarda mucho más en fermentar y aumentar su tamaño que otros tipos, que es lo que crea su textura particular. Algunos panes de masa madre comprados en supermercados, no se preparan utilizando el método tradicional, lo que reduce sus beneficios para la salud. Comprar pan de masa fermentada de un panadero artesanal o un mercado de agricultores aumenta la probabilidad de que sea hecho con receta original.

La composición nutricional de este pan depende de la harina que se use, puede ser integral o refinada. No obstante, el perfil nutricional de la masa madre se parece al de la mayoría de los otros panes. Una rebanada de pan que pesa aproximadamente 56 gramos, contiene: 162 calorías, 32 gramos de carbohidratos, de 2 a 4 gramos de fibra, 6 gramos de proteína, 2 gramos de grasa, entre otros elementos químicos, como selenio, folato, tiamina, sodio, manganeso, niacina y hierro.

La fermentación de la masa también puede degradar el gluten en mayor medida que la levadura de panadería. El gluten es un tipo de proteína que se encuentra en ciertos granos. Puede causar problemas digestivos en personas sensibles o alérgicas. La tolerancia al gluten varía de persona a persona. El bajo contenido de gluten del pan de masa fermentada puede hacer que sea más fácil de tolerar para las personas con sensibilidad al gluten, ya que es elaborado a través de un proceso antiguo y tradicional que implica largos tiempos de fermentación, lo que facilita la digestión y la liberación de los nutrientes de los granos.

Lo importante es aclarar que, a pesar de todos sus beneficios, este pan sigue siendo eso, pan. Nunca es recomendable comer en grandes cantidades ni hacerlo un consumo obligatorio. Nada en exceso es bueno. El pan de masa madre es el que presenta más beneficios, sobretodo, si es hecho con harina de centeno y semillas; aun así, recomendamos comer una sola rebanada.