Qué comer durante el embarazo

Muchas mujeres se preguntan (especialmente si son primerizas) qué deben o qué no deben comer durante el embarazo, si haya algún alimento recomendado o alguno que se prejudicial e incluso preguntan si deben seguir una dieta especial durante este tiempo.

Acá te daremos algunos tips para llevar una dieta sana durante esta época y mantener al 100 tanto su salud como la de tu bebé, sin embargo es importante resaltar que cada cuerpo es diferente y lo principal es llevar un control médico de esta forma tu doctor podrá recomendar que es lo mejor para ti y tu bebé.

Una vez conozca la condición de tu embarazo y las cosas que te hacen bien o no, puedes utilizar estos consejos para complementar con la dieta recomendada por tu médico de cabecera.

  • Mantente hidratada. Esto es fundamental para cualquier ser humano, pero es importante tenerlo presente especialmente si durante el embarazo. Durante esta época ocurren muchos cambios en tu cuerpo, tu piel se estira y se va adaptando a las nuevas formas de tu cuerpo, por eso es importante mantenerse hidratado tanto por dentro como por fuera. Toma mucha agua y asegúrate de aplicarte cremas hidratantes todos los días.
  • Sólo pienso en calorías ¿Qué debo comer? Todos sabemos que la preocupación de muchas mujeres en esta época es engordar durante el embarazo y no poder volver a su peso ideal después de éste. Lo ideal es consumir alimentos grasos recomendados como aceite de oliva, aceite de girasol, frutos secos, aguacate, yema de huevo. También es importante el consumo de fibra durante el embarazo considerando que los episodios de estreñimiento son frecuentes. Y por supuesto, no podemos olvidarnos del consumo de proteínas también muy importante durante esta temporada. Recuerda que puedes encontrar proteínas en alimentos básicos como carnes, huevos, pescados y legumbres.
  • ¿Qué debo evitar? Para las madres primerizas es un tema el que comer pero especialmente el que no comer pues tienen miedo de perjudicar la salud de su bebé. Primero que nada debes tener en cuenta el consumo moderado (o simplemente evitarlo si es posible) de bebidas estimulantes como el café, té, infusiones, bebidas energéticas y gaseosas. Por más evidente que sea igual es importante resaltar que se debe evitar el consumo de tabaco y alcohol. Así como también es recomendable evitar el consumo de carnes crudas, quesos sin pasteurizar, algas, hígado, embutidos y fiambres, atún rojos entre otros alimentos prejudiciales.