¿Cómo saber si tienes deficiencia de vitamina D?

La vitamina D es determinante a la hora de liberar endorfinas por lo que la falta de la misma puede generar problemas a nivel emocional.

La vitamina D ayuda a regular el funcionamiento de los sistemas principales del cuerpo, lo que la hace muy esencial para sentirnos bien. Además, ayuda a aborrecer el calcio y el fósforo, dos minerales que mantienen fuerte las piezas óseas y dentales.

Es principalmente adquirida a través de los rayos UVB (la luz del sol) por lo que en muchas ocasiones o temporadas del año solemos tener un menor nivel de vitamina D en el organismo, sin embargo hay un porcentaje que es suministrado a través de alimentos y suplementos.

Si no sueles exponerte a los rayos de sol y te has preguntado si tu cuerpo necesita vitamina D, aquí te daremos a conocer los principales síntomas que indican la deficiencia de esta vitamina en el organismo:

  • Debilidad muscular y ósea. Cuando se reducen los niveles de vitamina D se genera un desbalance en los niveles de magnesio en el cuerpo y los músculos y huesos son los que tienden a resentirse con más facilidad. Pasa lo mismo con los dientes.
  • Problemas estomacales. La vitamina D es soluble en grasa, lo que hace que los problemas de absorción de grasa se generen a causa de la deficiencia de vitamina D.
  • Depresión. La producción de serotonina y liberación de endorfinas están ligadas al estado de ánimo y suelen aumentar con la exposición a la luz solar o disminuir con la poca exposición a esta.
  • Aumento de peso. Nuevamente producto de la poca absorción de grasa a causa de la deficiencia de vitamina D.
  • Presión arterial alta. Es un trastorno cardiovascular que puede producirse a causa de múltiples factores, sin embargo la deficiencia de vitamina D puede acarrear complicaciones.
  • Inflamación y dolor. La vitamina D también participa en el control de los procesos inflamatorios del cuerpo, por lo que la deficiencia de ésta puede generar sensibilidad al dolor o problemas articulares.
  • Sensación de fatiga. La escasa cantidad de vitamina D en el organismo influye en el rendimiento físico y mental pudiendo generar una fuerte sensación de fatiga.
  • Sudoración excesiva. La falta de vitamina D también puede producir cambios hormonales que generan síntomas como la sudoración excesiva, esto debido a la poca absorción de nutrientes.