Una mirada distinta a San Valentín

La historia se remonta a la época del imperio Romano. En aquél tiempo, el siglo III, un sacerdote llamado Valentín desafío un decreto del entonces emperador Romano Claudio II, quién decidió prohibir la celebración de matrimonios, para que los jóvenes de la época, cumplieran de mejor manera su rol de soldados del imperio, ya que los soldados sin familia eran mejores, a su parecer, al no tener distracciones ni ataduras. El emperador al enterarse de su rebeldía, lo encarcelo y fue finalmente ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Hoy en día, el 14 de febrero ya es una fecha absolutamente instaurada a nivel mundial, donde según estudios se gastan más de U$$ 20 mil millones de dólares, sobre todo en  los comercios asociados a regalos, cenas, viajes, joyas, flores etc, ven incrementar sus ganancias y movimiento de manera abrupta.

Chile no se queda atrás, según cifras, el 80% de los Chilenos lo celebrará.

9.500 toneladas de Flores fueron transportadas por Latam las últimas semanas, especialmente desde Colombia y Ecuador.

7 de cada diez Chilenos, celebrarán está fecha, fuera de su casa, ya sea en restaurantes, hoteles, Spa.

Un 55% de las personas gastará más de $31.000 pesos este día.

Definitivamente es una fecha, que hace ya tiempo llego para quedarse, el asunto comercial, muchas veces pasa a un plano mayor, si bien en nuestra cultura occidental, el realizar obsequios para demostrar cariño, amor y compromiso es algo común, no debemos olvidar, el real y el verdadero fin de este día.

De principio, todos los días del año, son el día de los enamorados, se este o no en pareja, el amor existe en nuestra condición humana desde que nacemos hasta nuestra muerte. Si bien este día esta enfocado en el amor de pareja, no se puede dejar afuera a quienes no lo están. Este día en particular, cada persona debería recibir un te quiero, un me importas, da lo mismo si existe un objeto que lo simbolice, muchas veces, los gestos más significativos son aquellos que no se compran en ningún lado.

El amor a mi juicio es el estado de estupidez más inteligente. Es plasmar una sonrisa en otra persona, absolutamente distinta a nosotros, sin más fin que hacerla feliz. 

Los adornos que le agreguemos embellecerán  más el momento. Pero no olvidemos que lo más valioso que posee un ser humano es el tiempo.

Casas, coches, viajes, joyas y flores van y viene, se pierden y recuperan, se quieren y después no significan nada. Lo único que alguien te puede dar absolutamente de corazón, son aquellos momentos únicos e irrepetibles.

Por eso como dice la celebré frase:

“VALORA A QUIÉN TE DE SU TIEMPO, TE ESTA ENTREGANDO ALGO QUE NUNCA RECUPERARÁ”

Feliz día de San Valentín. 

Carolina Bravo Rodríguez