¿Se complica el uso de Uber con la nueva Ley?

El Poder Ejecutivo enviará hoy una indicación de modificación a la Ley de transporte privado de pasajeros que busca mejorar las condiciones de competencia entre estos y los taxis comunes, que se agregará al proyecto presentado por el gobierno de la expresidenta Bachelet.

Estos cambios implican añadir condiciones al funcionamiento de las empresas que funcionan con aplicaciones, como Uber, Cabify o Easy Taxi. A los conductores de estas plataformas se les exigirá, además de la licencia profesional A1, una hoja de vida que certifique que no poseen antecedentes penales por delitos como conducción en estado de ebriedad, abuso sexual o narcotráfico.

A esto se agrega que las empresas deben registrarse como compañías de transporte privado de pasajeros, iniciar actividades y pagar impuestos, además de pagar un seguro de responsabilidad civil.

Estas especificaciones están listas y sólo falta la firma de la Ministra de Transportes, Gloria Hutt. Con esto el gobierno cumple una de las principales solicitudes del gremio de taxistas, quienes se han lanzado a las calles a solicitar que las aplicaciones de transporte se sometan a las mismas regulaciones que ellos tienen.

El cumplimiento de estas normas podrá ser fiscalizado y, si las empresas o los conductores no se ajustan, podrán ser sancionados con multas que van desde 10 hasta las 100 UTM (CLP $ 477.290 a $4.772.900), además de otras multas para los pasajeros que no colaboren con las fiscalizaciones, pudiendo realizarse las mismas a cualquier vehículo

Las autoridades buscan, además de equilibrar las condiciones de funcionamiento de estas empresas, que los taxis se modernicen con el uso de tecnologías, para que ofrezcan un servicio más eficiente y seguro para los pasajeros.

 

Uber