De Venezuela a Chile creando reinas

Es bastante conocido que Venezuela es el país de las Misses y muchos indagan en cuál es la fórmula del éxito: disciplina; al menos eso nos dieron a entender los dueños de la Organización Miss Chile International y de la academia Neomodel, dos venezolanos residenciados en Chile desde hace 3 años que han decidido aportar su grano de arena a este hermoso país que les ha abierto las puertas.

Giselle da Costa y Vincent Camacho han emprendido su vuelo al éxito como mejor lo saben hacer: fortaleciendo la cultura de la belleza y el reinado en Chile, encargándose de crear Misses con la misma disciplina y compromiso que caracteriza a estos certámenes en Venezuela.

Para conocer un poco más de lo que ha sido este viaje para ellos, el equipo de Poder&Placer se encargó de hacerles una entrevista donde nos han contado todo:

  • ¿Cómo inició todo este proyecto?

Giselle: “En Venezuela nos dedicábamos exactamente a lo mismo, formábamos Misses y artistas integrales. Se nos dio la oportunidad de venir a Chile en medio de la crisis y la obligación de tener que salir de nuestro país y queríamos ofrecerle algo a Chile en lo que no estuviesen desarrollado y dejar una huella como agradecimiento a que nos están abriendo las puertas y pensamos en lo que mejor sabemos hacer, lo que nos apasiona: formar Misses y poder traer de nuevo coronas que hace 30 años realmente que no traen una corona de los certámenes más importantes como fue el caso de Cecilia Bolocco que trajo la del Miss Universo.”

  • ¿Cómo manejan el hecho de que prácticamente estarán compitiendo contra su propio país?

Vincent: “Yo siempre lo veo como que somos los Sampaoli de las Misses. Sampaoli era argentino y estaba con la selección chilena y logró muchos triunfos para la roja y así es como nos vemos. Somos venezolanos y sabemos que competimos contra nuestro país pero el que nos importa es Chile porque vivimos acá, es prácticamente nuestro segundo corazón y nuestra segunda casa y a la Miss que estamos preparando es chilena y vamos con todo a representar a Chile.”

  • ¿Cómo ha sido el proceso de preparar a las chicas considerando que el mundo del modelaje no es tan movido acá?

Giselle: “El mundo del modelaje acá realmente es movido, lo que no es movido es el tema de las Misses, que no creen en los certámenes y no tienen el compromiso y disciplina que nosotros tenemos allá para participar en un certamen como este por lo que ha sido súper difícil, fue un casting muy reducido las chicas no tenía motivación para participar y tenían una mentalidad muy cerrada. Una vez que formamos el grupo fue complicado mantenerlo porque no se comprometía con ir a ensayar todos los días, ir a entrenar, bajar de peso… Entonces se fueron retirando y a otras que no cumplían con sus responsabilidades tuvimos que sacarlas. Comenzamos con 21 chicas y tenemos 14 hoy para la final.”

  • ¿Cómo fue la reacción de las chicas ante estas reglas y estructura que probablemente no conocían?

Vincent: “Muchas de ellas ya han participado en otros concursos también mundiales, pero el concepto y la forma como eligen a las Miss chilena acá es diferente por lo que es diferente hasta como se preparan entonces la reacción de las chicas era como: ‘pero nosotras no ensayábamos en otros certámenes’ ‘¿Cómo es eso que debemos ir al gimnasio?’ y llegamos al punto de preguntarles si alguna vez las llegaron a pesar o tomar medidas de cadera y cintura a lo que nos dijeron que nunca lo habían hecho, hasta ese nivel de desconocimiento llegaba y eso nos hizo pensar que realmente queremos aportar un valor queremos mostrarle como se deben hacer las cosas en este tipo de certámenes donde aprendieron de pasarela, de oratoria, vivieron un régimen nutricional, de condicionamiento físico y pues todo lo que de verdad debe tener una Miss que no es simplemente ser bella.”

  • En relación a lo que acaban de contar ¿Cómo ha sido la receptividad de las chicas? ¿Se vieron cambios significativos?

Giselle: “Totalmente, el cambio ha sido bien radical. De verdad ves a las chicas en escena y ves otra cosa totalmente distinta a las chicas que llegaron por primera vez. Les costó muchísimo adaptarse al cambio con el estilista porque les produjeron el cabello, el maquillaje era mucho más cargado pero ya se están adaptando igual que con la actitud en la pasarela.”

  • ¿Cómo fue la receptividad de los medios y los patrocinantes cuando le propusieron esta idea?

Vincent: “Al principio los patrocinantes estaban un poco reacios así como ‘no sabemos qué es esto’ y costó un poco pero les ofrecimos un portafolio bien armado de lo que hacíamos y de lo que podíamos lograr, porque al final es Chile quien se va a representar en Japón, vamos a competir contra 80 delegadas de distintos países y es una buena forma de demostrar que la mujer puede ser integral, puede ser bella pero también puede ser inteligente y estar bien preparada. Así como admiran a los futbolistas pueden admirar a las Misses que pueden llegar a ser hasta presidentas, una Miss Venezolana llegó a ser una de las mejores alcaldes que ha tenido Caracas.”