MENOS FERIADOS Y MÁS REACTIVACIÓN.

Necesitamos menos feriados para una reactivación económica sensata.

En las condiciones actuales, con una crisis tan profunda social, sanitaria y económica, se hace urgente poder buscar alternativas para poder reactivar la economía con paquetes que aborden la contingencia actual, es por esto que la revisión de los días feriados para lo que resta del 2020 y el 2021 sería una buena manera de fortalecer la economía. Esto no es nuevo Perú en uno de sus paquetes para la reactivación de la economía, propuso eliminar los feriados que tanto daño le hacen a la economía en tiempos como los que estamos viviendo.

Nuestro país tiene 15 feriados este año, 9 de estos feriados son religiosos y si se considerara poder correr 8 a los días domingo, aportaría a que la reducción de la jornada laboral causara menos impacto, tanto para las empresas y el país, el noveno día feriado que es navidad, más que un feriado religioso podría considerarse una tradición, una fecha para compartir con la familia y amigos, por lo que se podría dejar al margen.

Efectos en la economía:

Según estudios entregado por la Dirección de Presupuestos (Dipres) que estimaba el efecto de un feriado en el PIB para Chile.

El documento establecía que en promedio un día no laboral adicional afectaba en torno al 0,25% del Producto Interno Bruto, en base al del 2019, lo que correspondía a una disminución en la producción del país de aproximadamente $33.000 millones

Por otro lado, según el informe existe además una variación según el día de la semana, lo que corresponde a -0,25 el lunes, -0,28 el martes, -0,12 el miércoles y -0,28 para jueves y viernes.

Ricardo Raineri, doctor en economía y ex ministro de Estado, afirma que el alto número de feriados que existen en Chile tiene un impacto negativo sobre la productividad, así como también sobre el aumento de los salarios y en la generación de empleo formal.

El también académico de la Pontificia Universidad Católica explica que, si bien a todos les gusta tener días de descanso, su impacto es desfavorable para el empleador y empleado.

Como dato empírico, sería importante considerar la Constitución de 1925, que vino a reemplazar el texto vigente desde 1833, en Chile donde se separó claramente la Iglesia del Estado y se estableció la libertad de culto, con esto, el país aseguró la manifestación de todas las creencias, la libertad de conciencia y el ejercicio libre de todos los cultos que no se opongan a la moral y correrlos a los días domingos es algo perfectamente justificable.

Por último, la revisión de los feriados religiosos debería abordarse seriamente, ya que el nivel de endeudamiento y la caída de las pymes y empresas de nuestro país necesita con urgencia un paquete de medidas que vayan a la vena de la economía y correr los feriados religiosos sería una buena manera de ir por el camino correcto de la reactivación.